sábado, 5 de septiembre de 2009

Una Abduccion de los '70 : Caso ''Cacho Papaleo''


Abducciones de los '70 : Caso ''Cacho Papaleo''
Informa Rodrigo Requelme desde Lujan

Abduccion es el termino que se le da al rapto de seres humanos por presuntas entidades extraterrestres.
Desde que en los años '70, un matrimonio de New Hampshire, Estados Unidos, refirio una experiencia abductiva, los relatos recurrentes se han sucedido y el numero de abduccidos crece año tras año.
A las personas que suelen contar estas historias, muchas veces se las acusa de fabuladores, enfermos mentales y hasta de mentirosos aunque demuestren estar psiquica y emocionalmente equilibrados.
Desde mi punto de vista creo que a dichas personas hay que prestarles mas atencion en cuanto a sus relatos.
A mediados de 1970 Cacho, protagonista de esta historia, se encontraba conduciendo su vehiculo en una noche clara y tranquila de aquel verano. Eran cerca de las 23:00 hs, Cacho hacia aproximadamente unos 15 minutos que habia salido de su casa, se dirigia a trabajar y recordaba haber hablado con su hermano antes de salir quien le dijo que lo veria en el trabajo mas tarde ya que trabajaban en el mismo lugar. Cacho en ese entonces trabajaba como empleado en la Colonia Montes De Oca, ubicada en la localidad de Torres, un pueblo en las cercanias de Lujan.
Manejando su automovil por un camino muy poco transitado en ese entonces y a paso moderado debido a la escasa iluminacion, es sorprendido por un objeto brilloso de color blanco que se perdia entre los arboles, parecia estar fijo lo cual lo llevo a confundirlo con la luna, sin mas atencion a eso siguio conduciendo escasos minutos mas hasta que pudo notar que un extraño brillo invadia su auto, no lo podia creer y parecia que dicho brillo era algo asi como un reflector, una luz muy intensa que venia desde arriba, en ese momento sintio que las ruedas del vehiculo estaban como sueltas por el sonido que emitian, asustado decide parar la marcha e intentar averiguar que estaba sucediendo y cuando mira por la ventanilla queda realmente anonadado, estaba suspendido en el aire dentro de su vehiculo a una altura de unos 5 metros del piso aproximadamente, en ese momento no entendia que le estaba pasando, no sabia si era un sueño o ulguna alucinacion, ''me estare volviendo loco...'' penso, a partir de ahi no recuerda nada y solo se acuerda seguir conduciendo su automovil acercandose a su trabajo, es decir que en este relato hay un lapso de tiempo perdido.

Cuando Cacho llega a su trabajo, se da cuenta de que llega tarde, lo ve a su hermano y este le pregunta donde se habia metido porque tardo en llegar mucho mas que el, Cacho no sabe que responder y decide no contarle a nadie sobre lo sucedido. Sacando concluciones, llega a deducir que el lapso perdido de tiempo es de unos 30 o 40 minutos, de los que no tiene memoria. Cuando llega a su casa a descansar, siente un dolor de cabeza intenso y pequeños recuerdos empiezan a invadir su mente, recuerdos que tienen que ver con eso que le habia pasado recientemente, dice recordar estar en un lugar muy luminoso, se encuentra recostado en una especie de camilla metalica similar a las que hay en los quirofanos, puede notar la presencia de cuatro seres humanoides que lo rodean, dichas entidades parecen ser personas normales, el las describe como hombres de test blanca, pelo bien largo de color blanco, de 1.80 m de altura, vestidos con tunicas blancas, no puede ver sus pies por motivo de un extraño brillo que habia en el suelo, estos seres le hablan sin mover sus labios como si les hablaran dentro de su mente, le piden que se calme y que no le va a pasar nada malo.
Eso es todo lo que logra recordar, ya que se le hace muy confuso entrar en detalles.
A este relato, Cacho me lo conto personalmente hace mas de 7 años, a principio de este año (2009) lo entreviste nuevamente, me volvio a contar exactamrnte lo mismo y me sorprendio lo intacto que se mantuvo el relato durante estos años ya que no hubo ningun tipo de contaminacion en los hechos que cuenta..
Bueno Daniel, espero que te guste el caso. Saludos
Rodrigo