viernes, 3 de junio de 2011

Los Ovnis Triangulares de Ituzaingo

TEORÍA ACERCA DE LA INFLUENCIA DE SUPUESTOS COLECTIVOS EN LA INTERPRETACIÓN DE FENÓMENOS ANÓMALOS.

Siempre que ocurren situaciones que parecen “extraordinarias” y se conocen por medios de difusión masiva insistentemente, comienza a rodar una influencia sociocultural,  un fenómeno masivo, en busqueda de un lider que dirija a esa “masa” a descubrir una “realidad oculta”,  en un sinuoso camino donde el protagonismo del “lider” hace que la fervorosa masa pierda toda razonabilidad y criterio individual en sus componentes.
Asi esta planteado “el caso”(si es que lo hay):  “Los Ovnis Triangulares de Ituzaingo”.
Un “caso” planteado desde la irrazonabilidad, la falta de objetividad y el apresuramiento de un personaje mas que interesante para que la psicología analice y atienda su desequilibrio emocional.
Para quienes buscamos pruebas de real valia en el tema ovni,  la aparicion de estos personajes meramente mediaticos y temporales, no es mas que un escollo en la vida de los investigadores que se dedican con absoluta seriedad y OBJETIVIDAD.a desentrañar estas manifestaciones.
Estos personajes en su afan de mantener su imagen en los medios, no se fijan en nada mas. De pronto toman nombres reconocidos para iniciar su presentacion, asociandolos a “su investigación”, luego los defenestran cuando estos intentan hacerles ver su equivocación, es un “yo tengo razon y si no estas de acuerdo…. no me interesa tu linea de investigación ni tu amistad” (sic)  
Intransigentes, insisten con sus falacias para mantener a “mis seguidores” (sic)  y la continuidad mediatica “en bien de la ufologia”..(sic) 
Lamentable es el eco que hacen de eso, investigadores que hace años que estudian estos fenómenos, permitiendoles en entrevistas degradar a quienes han intentado hacerles ver a estos personajes su equivocación, y su falta de analisis objetivo. Porque entiendo que los medios les interese promocionar un boom como ese, que les permite tener minutos de atención en su “aire” y eso provoca rating….pero gente que conoce con claridad este tema … es lamentable.
¿Qué empuja a una serie de individuos a suspender parcial o totalmente la observación racional, para sostener un modelo irracional de creencia adquirida socioculturalmente, de tal manera que incluso afecte la propia percepción?
Un tema nos lleva a otro y decidi sumergirme en el estudio desde el punto de vista de la psicología.
Freud, en su trabajo de 1921 ” Psicología de las masas y análisis del yo” expresa este fenómeno de manera acertada:

 En la vida anímica individual, aparece integrado siempre, efectivamente, «el otro», como modelo, objeto, auxiliar o adversario, y de este modo, la psicología individual es al mismo tiempo y desde un principio, psicología social, en un sentido amplio, pero plenamente justificado.


La«Psicología de las multitudes», de Gustavo Le Bon También sostiene que:

En determinadas circunstancias, nacidas de su incorporación a una multitud humana que ha adquirido el carácter de «masa psicológica», aquel mismo individuo al que ha logrado hacer inteligible, piense, sienta y obre de un modo absolutamente inesperado. Ahora bien: ¿qué es una masa? ¿Por qué medios adquiere la facultad de ejercer una tan decisiva influencia sobre la vida anímica individual? ¿Y en qué consiste la modificación psíquica que impone al individuo?

El carácter irracional de una creencia se sostiene por una “masa crítica” de un modelo de información  ufológica que muchas veces nos viene “de afuera”. Un mito trasnacional afecta a distintas culturas y países que lo adoptan introduciendo un “Sistema de creencias” que poco o nada tiene que ver con la observación e investigación objetiva. De tal modo que, abandonando la propia percepción objetiva, nos vemos introducidos en un mundo poblado de ovnis, triángulos, entidades extraterrestres con la marca original de los países desarrollados.
Adoptamos la cultura emergente de países con una idiosincracia diferente, una cultura diferente, e incluso una psicología diferente a la nuestra.
Así es que el indivíduo, arrastrado por la masa crítica de un Sistema de Creencias de moda, hace prevalecer dicho sistema a su propia percepción objetiva, “proyectando” sus necesidades, temores y deseos más irracionales y mágicos sobre el mundo.
El individuo, así masificado e irracionalizado, suspende su conciencia racional y objetiva, negando lo que Freud llama el “principio de realidad”.

Dejaremos, pues, la palabra a Gustavo Le Bon:
«El más singular de los fenómenos presentados por una masa psicológica, es el siguiente: cualesquiera que sean los individuos que la componen y por diversos o semejantes que puedan ser su género de vida, sus ocupaciones, su carácter o su inteligencia, el simple hecho de hallarse transformados en una multitud le dota de una especie de alma colectiva. Este alma les hace sentir, pensar y obrar de una manera por completo distinta de como sentiría, pensaría y obraría cada uno de ellos aisladamente.
«Ciertas ideas y ciertos sentimientos no surgen ni se transforman en actos sino en los individuos constituídos en multitud. La masa psicológica es un ser provisional compuesto de elementos heterogéneos, soldados por un instante, exactamente como las
células de un cuerpo vivo forman por su reunión un nuevo ser, que nuestra caracteres muy diferentes de los que cada una de tales células posee».

Y citando a Freud en la obra anteriormente mencionada:

Si los individuos que forman parte de una multitud se hallan fundidos en una unidad, tiene que existir algo que les enlace unos a otros, y este algo podría muy bien ser aquello que caracteriza a la masa.
Nuestros actos conscientes se derivan de un «substratum» inconsciente, formado, en su mayor parte, por influencias hereditarias. Este substratum entraña los innumerables residuos ancestrales que constituyen el alma de la raza. Detrás de las causas confesadas de nuestros actos, existen causas secretas, ignoradas por todos. La mayor parte de nuestros actos cotidianos son efecto de móviles ocultos que escapan a nuestro conocimiento».
Le Bon piensa, que en una multitud, se borran las adquisiciones individuales, desapareciendo así la personalidad de cada uno de los que la integran. Lo inconsciente social surge en primer término, y lo heterogéneo se funde en lo homogéneo. Diremos, pues, que la superestructura psíquica, tan diversamente desarrollada en cada individuo, que destruída, apareciendo desnuda la uniforme base inconsciente, común a todos. De este modo, se formaría un carácter medio de los individuos constituídos en multitud. Pero Le Bon encuentra que tales individuos muestran también nuevas cualidades, de las cuales carecían antes, y halla la explicación de este fenómeno en tres factores  diferentes:
La aparición de los caracteres peculiares a las multitudes se nos muestra determinada por diversas causas. La primera de ellas es que el individuo integrado en una multitud, adquiere, por el simple hecho del número, un sentimiento de potencia invencible, merced al cual puede permitirse ceder a instintos que, antes, como individuo aislado, hubiera refrenado forzosamente. Y se abandonará tanto más gustoso a tales instintos cuanto que por ser la multitud anónima, y en consecuencia, irresponsable, desaparecerá para él el sentimiento de la responsabilidad, poderoso y constante freno de los impulsos individuales».
«Una segunda causa, el contagio mental, interviene igualmente para determinar en las multitudes la manifestación de caracteres especiales, y al mismo tiempo, su orientación. El contagio es un fenómeno fácilmente comprobable, pero inexplicado aún y que ha de ser enlazado a los fenómenos de orden hipnótico, cuyo estudio emprenderemos en páginas posteriores. Dentro de una multitud, todo sentimiento y todo acto son contagiosos,
Una tercera causa, la más importante, determina en los individuos integrados en una masa, caracteres especiales, a veces muy opuestos a los del individuo aislado. Me refiero a la sugestibilidad, de la que el contagio antes indicado no es, además, sino un efecto. Para comprender este fenómeno, es necesario tener en cuenta ciertos recientes descubrimientos de la fisiología. Sabemos hoy, que un individuo puede ser transferido a un estado en el que habiendo perdido su personalidad consciente, obedezca a todas las sugestiones del operador que se la ha hecho perder y cometa los actos más contrarios a su carácter y costumbres. Ahora bien, detenidas observaciones parecen demostrar que el individuo sumido algún tiempo en el seno de una multitud activa cae pronto, a consecuencia de los efluvios que de la misma emanan o por cualquier otra causa, aún ignorada, en un estado particular, muy semejante al estado de fascinación del hipnotizado entre las manos de su hipnotizador. Paralizada la vida cerebral del sujeto hipnotizado, se convierte éste en esclavo de todas sus actividades inconscientes, que el hipnotizador dirige a su antojo. La personalidad consciente desaparece; la voluntad y el discernimiento quedan abolidos. Sentimientos y pensamientos son entonces orientados en el sentido determinado por el hipnotizador.
«Tal es, aproximadamente, el estado del individuo integrado en una multitud. No tiene ya consciencia de sus actos. En él, como en el hipnotizado, quedan abolidas ciertas facultades y pueden ser llevadas otras a un grado extremo de exaltación. La influencia de una sugestión le lanzará con ímpetu irresistible, a la ejecución de ciertos actos. Ímpetu más irresistible aún en las multitudes que en el sujeto hipnotizado, pues siendo la sugestión la misma para todos los individuos, se intensificará al hacerse recíproca».
«…Así, pues, la desaparición de la personalidad consciente, el predominio de la personalidad inconsciente, la orientación de los sentimientos y de las ideas en igual sentido, por sugestión y contagio, y la tendencia a transformar inmediatamente en actos las ideas sugeridas, son los principales caracteres del individuo integrado en una multitud. Perdidos todos sus rasgos personales, pasa a convertirse en un autómata sin voluntad».

De todos modos, el autor distingue de esta influencia fascinadora, que deja en la sombra, la acción contagiosa que los individuos ejercen unos sobre otros y que viene a reforzar la sugestión primitiva.
El autor insiste luego particularmente en la disminución de la actividad intelectual que el individuo experimenta por el hecho de su disolución en la masa:
La multitud es extraordinariamente influenciable y crédula. Carece de sentido crítico y lo inverosímil no existe para ella. Piensa en imágenes que se enlazan unas a otras
asociativamente, como en aquellos estados en los que el individuo da libre curso a su imaginación sin que ninguna instancia racional intervenga par juzgar hasta qué punto se adaptan a la realidad sus fantasías. Los sentimientos de la multitud son siempre simples y exaltados. De este modo, no conoce dudas ni incertidumbres.

Las multitudes llegan rápidamente a lo extremo. La sospecha enunciada se transforma ipso facto en indiscutible evidencia. Un principio de antipatía pasa a constituir, en segundos, un odio feroz.

Luego de estas explicaciones, sigo opinando que quizas este individio vio algo en el pasado reciente que le desperto el maximo interes (que ya traia hace un tiempo) por el fenómeno ovni. A partir de esa experiencia, quizas traumatica para el,  ha buscado en el cielo de su domicilio explicaciones y encontro “luces” que piensa anomalas y que no puede identificar…. Cuando me presente en su casa una tarde del mes de marzo 2011 y vi su material filmado por una camara de fotos, y me cedio un CD con imágenes que pude ver en mi computadora con detenimiento y tiempo, supe que eran aviones. No quise frustrarlo porque vi su gran entusiasmo, y a su familia contagiada del mismo. Asi fue que lo invite a una reunion en abril con varios amigos, investigadores de años en el tema, todos vieron sus imágenes, pero nadie tampoco quiso coartar su entusiasmo ya que las imágenes muy poco aportaban para confirmar su relato. No obstante haberle recomendado que adquiera una camara con modalidad infrarrojo, para que el mismo pudiese ver de que se trataba lo que veia a diario, compro la camara, pero no pudo filmar nunca con ella…..(claro, se veian los fuselajes de los aviones).
No conforme decidio enviar un mail a un diario contando sus observaciones acompañado por unas imágenes, y logro lo que buscaba. Trascendió en todo el ambito nacional “los ovnis Triangulo en Ituzaingo.”  Su figura en todos los medios televisivos, diarios, etc… que maravilla este mundo!!!  Se autorretrato en cuanto movil podia y publicando en su blog su rostro y el logo del medio de turno.- Hermosa y efimera fama que no hace otra cosa que se pierda la seriedad en el estudio de esta realidad OVNI.-
Citando la frase célebre de Fox Mulder en los Expedientes X: “la verdad está ahí afuera”  pero sin el disfraz de nuestras proyecciones y deseos. Es necesario entonces, meditar sobre el mensaje de lo que la investigación OVNI tiene para ofrecer, sin renunciar al conocimiento y la experiencia objetiva que como raza es nuestro legado.
Investigar con estas herramientas la búsqueda de la verdad e informar sin irracionalizar, es la única aproximación válida al fenómeno.
Daniel Valverdi
Codigo Ovni