domingo, 16 de octubre de 2011

Misteriosa civilización visita a cacique mapuche (Diario Popular)

Información General | 06/03/2011 | 12:03:00
Expedientes secretos Diario Popular
Misteriosa civilización visita a cacique mapuche


Un integrante de la comunidad mapuche reveló que en los últimos 57 años fue 
contactado en cuatro oportunidades por seres pertenecientes a una civilización 
poseedora de tecnología de avanzada y una sabiduría excepcional, quienes 
en reiteradas oportunidades le encomendaron la tarea de divulgar esas 
singulares experiencias con la intención de advertir a la Humanidad de los 
riesgos a que la somete la falta de espiritualidad. El protagonista de esta 
extraordinaria historia a la que mantuvo por años en el más profundo de los 
secretos es el cacique Mario Antimán, autoridad de la Comunidad de 
Hermanos Mapuches de Los Toldos, en la provincia de Buenos Aires, cuyo
testimonio expone una serie de episodios extraños que empezaron a suceder
en 1954, cuando inició sin proponérselo una serie de increíbles encuentros 
con esa civilización
. EXPEDIENTES SECRETOS tuvo acceso al caso del lonko Antimán a través
de Código OVNI, el grupo de investigadores que profundizó en las vivencias
del cacique primero en una encuentro organizado el año pasado en Venado 
Tuerto, Santa Fe, y más tarde en una visita que efectuaron sus referentes 
Daniel Valverdi y Jorge Marrón a Los Toldos. Sin embargo, la primera referencia 
concreta a los contactos de Antimán con esa civilización corrió por cuenta de otro investigador, Sigfrido Joaquín Orsechowski, a quien el integrante de la comunidad mapuche relató las misteriosas circunstancias que rodearon sus contactos con lo
que define como “poder invisible”. Fuerza magnética ¿Pero cómo fueron esos 
encuentros? Tal como refirió ante Orsechowski y en el encuentro de investigadores
de Venado Tuerto, a lo que se le añade un texto rubricado por el propio cacique en 
el que da cuenta de sus experiencias, el primer contacto con esa civilización fue en los primeros días de enero de 1954
. Según Antimán, ese primer episodio sucedió cuando tenía 25 años y fue sorprendido
en la habitación que descansaba, “por un zumbido agudo” de tanta potencia que
supuso que sus oídos no lo iban a poder resistir. De repente, lo que el cacique definió como una “fuerza magnética” lo introdujo en una especie de “cabina de ascensor” que partió de inmediato “a una velocidad fantástica”. El viaje terminó en un lugar extraño 
“en el cual todo era desolación”. La descripción de Antimán -similar en todas sus manifestaciones sobre el tema- detalla que tras caminar unos metros en esa suerte
de valle montañoso, encontró a unos cuatro o cinco hombres que transportaban bultos. “Los chisté, pero no respondían”, señaló el lonko que de inmediato escuchó una voz
que le decía. “no te escuchan porque no tienen cerebro por cuanto no escucharon la voz del creador’, apreciación que hizo suponer a Antimán que se refería a Jesucristo. 
Vuelta por Malvinas La misma voz le ordenó al cacique mapuche que “toda esa visión debía hacerla conocer a cuantos fuera posible”. Así, retornó a la misma cabina como la que lo había llevado a esa dimensión y volvió a su cuarto. En rigor, Antimán nunca 
contó a nadie sobre esa situación alucinante por miedo “a ser tomado por loco”. El segundo fue 28 años más tarde, durante el conflicto bélico que por 74 días enfrentó a Argentina y Gran Bretaña por las Islas Malvinas. Más precisamente, en la madrugada previa a la rendición de Puerto Argentino, Antimán que estaba escuchando la radio, volvió a sentir el sonido agudo que había percibido en 1954. “El poder misterioso”,
como lo plantea el cacique, volvió a buscarlo esta vez con figuras corpóreas “
semejantes a nosotros” que lo subieron a una nave como de veinte metros de largo 
que arrancó a una velocidad impresionante y a los pocos segundos bajó en picada: 
ante sí, el cacique tenía una vista de las Malvinas con las tropas en acción, los
tanques y los aviones.
 
De allí la nave se dirigió a un lugar poblado por muchos jóvenes de las características
de quienes lo habían ido a buscar. Lo hicieron ingresar a una habitación con una
gran mesa en el medio y un hombre de barba y melena blanca que estaba sentado 
en una de las cabeceras. El lonko recordó que ese hombre le recriminó porque no
había difundido lo que vivenció en el primer encuentro y tras reiterarle que esta vez
debía relatar todo aquello que experimentaba, le mostraron lo que pasaba en la tierra: la cruel imagen de unos golpeándose y agrediéndose con otros y hasta ejerciendo actos aberrantes, era la denigrante imagen terrenal que se apreciaba desde esa dimensión. Quince años después Desde la vuelta a Los Toldos en la misma nave en que había 
sido contactado hasta el tercer encuentro pasaron 15 años. En marzo de 1977, mientras
se encontraba orando en un pequeño campo de su comunidad, pidiéndole a Dios un espacio físico para que los mapuches residentes en la zona pudieran realizar sus actividades culturales. Otra vez irrumpió una nave de la cual descendieron de nuevo 
seres similares a los humanos y en esta oportunidad “ uno de ellos me anticipó 
-relató Antimán- que Elio Torregiani iba a resultar electo intendente lo que 
efectivamente sucedió pero con esta particularidad: fue ese jefe comunal -explicó- 
que asumió precisamente el Día del Aborigen, el que concedió al Parlamento 
Mapuche un edificio para la casa cultural de la comunidad”. El último de los encuentros entre el cacique y la civilización fue el 1º de mayo de 2007, cuando los visitantes nuevamente le apuntaron que no había cumplido con su parte de informar a la 
gente de los contactos, falencia que ahora el cacique se dispuso, decidido,
a enmendar.


Por SebastiAn Aranguren


Información General | 06/03/2011 | 12:03:00
Presencia milenaria que acompañó a la Humanidad


En el encuentro organizado por el Centro de Investigaciones Cosmobiológicas
(CIC) en Venado Tuerto, el cacique Mario Antiman manifestó que “en la actualidad,
más del 80 por ciento de los hombres no tienen interés en el mundo espiritual” y 
sostuvo que “el materialismo enfermizo” ha sido la causa de muchos de los 
problemas que padece el mundo “donde nos olvidamos que somos obra de un Ser Supremo”. Antiman, que fue uno de los expositores que animó el cónclave, describió
a los seres que suelen visitarlo desde hace 57 años como “especiales y 
extraordinarios, dueños de una notable gracia y señorío” tal como pudo apreciar
en los cuatro encuentros que mantuvo con representantes de esa civilización.


El cacique, de 77 años, puntualizó que quienes lo contactan “en realidad me
hicieron observar que a la Humanidad le falta un contacto con el Creador” y 
en ese sentido, apuntó de la comunidad mapuche “es buscar la sabiduría del 
pasado para alimentar el presente”. Tras recordar que ahora se encuentra abocado 
“a llevar este mensaje a los mapuches de la provincia de Buenos Aires”, 
Antiman reconoció que es contactado por “una civilización superior al género 
humano”, la cual siempre estuvo vinculada al planeta “ya que son milenarios”, 
dijo. Civilización superior Según su interpretación, esos seres “tienen el poder 
de controlarnos por cuanto saben todo lo que ocurre aquí en la Tierra, en la que estuvieron desde los días de Adán y Eva, durante el Diluvio, en los tiempos de
los profetas y hasta anticiparon la llegada del Mesías”. Para Antiman estos 
seres que lo vienen contactando desde 1954 “siempre nos estuvieron mirando
” y ahora, remarcó, “quieren perfeccionar nuestra vida espiritual y nos enseñan
que Dios es espíritu”, a la vez que sostuvo que “consideró que en poco tiemp
más se darán a conocer en toda la faz de la tierra. Estemos preparados”, recomendó. 


Información General | 06/03/2011 | 12:03:00
Credibilidad certificada


El referente de Código OVNI, Daniel Valverdi, calificó el caso aportado por
el cacique Mario Antiman como “sin duda el de un contactado” y señaló 
que el grupo que integra estudiará los sucesos vinculados al lonco 
mapuche “con especialistas en abducciones para profundizar sobre
el tema”. Valverdi detalló a EXPEDIENTES SECRETOS que en un encuentro 
que tuvo en Los Toldos con el protagonista del caso, la credibilidad del 
cacique quedó plenamente certificada y apuntó que “durante la visita que le
hicimos con Jorge Marrón a Altiman vivimos sensaciones extrañas, centradas específicamente por el lado de la emoción y la sensibilidad”.